La carrillada, un imprescindible guiso tradicional

670 66 56 80
La carrillada, un imprescindible guiso tradicional

Los que disfrutan degustando tapas y pinchos en Triana no dudan a la hora de afirmar que tras estos aperitivos la comida ha de completarse con un guiso tradicional. La carrillada ha conseguido convertirse en una receta imprescindible para degustar una carne no muy apreciada hasta hace poco tiempo, pero que hoy en día es una verdadera delicia.

Los carrillos del cerdo se caracterizan por tener una lámina de grasa que les da jugosidad. Normalmente, se lavan y se guisan con verduras y con vino de la tierra. Tras un par de horas cociéndose, la carne se convierte en una mucho más tierna que marida muy bien con unas patatas fritas o con cualquier tipo de guarnición con la que se quiera completar esta experiencia gustativa.

Además, como bien saben los que toman tapas y pinchos en Triana, su maridaje con vino tinto o blanco convierte a este guiso de siempre en uno de los más adecuados para comer bien. Una buena carrillada es sinónimo del buen hacer del cocinero encargado de guisarla con maestría, pero sin olvidar esa pincelada de tradición tan insustituible en estos casos. En el punto medio está el secreto de este gran, y delicioso, plato.

La modalidad ibérica garantiza un sabor a campo mucho más agradable que combina muy bien con distintos ingredientes, lo que pondrá a prueba la imaginación del profesional y el paladar del cliente. En Lola Cazerola nunca falta en nuestra carta. No dudes en contactar con nosotros para reservar tu mesa o para encargarnos una carrillada como plato principal de cualquier celebración que quieras llevar a cabo en nuestro local. Pásate por nuestro restaurante para que te informemos sin compromiso y para que conozcas un local en el que te será muy sencillo comer bien en el mágico barrio de Triana.

haz clic para copiar mailmail copiado