El origen del tapeo

670 66 56 80
El origen del tapeo

Es fácil encontrar momentos para salir de tapas y pinchos en Triana. Porque nos encanta el tapeo, una costumbre tan arraigada y divertida que ha triunfado no solamente en el resto de Andalucía y de España, sino también más allá de nuestras fronteras. Como otras grandes ideas del buen vivir (y comer) patrio: la siesta, la paella o la tortilla de patatas.

Pero ¿te has preguntado alguna vez cuál es el origen del tapeo?

A decir verdad, hay teorías tan variadas como variados son las tapas y pinchos en Triana. Estas son algunas de ellas:

Hay quien sitúa el origen del tapeo en tiempos de Alfonso X el Sabio, a quien prescribieron durante una enfermedad un tratamiento a base de pequeños tragos de alcohol. Y el monarca, en su infinita sabiduría, decidió acompañarlos de pequeñas comidas para evitar, así, emborracharse. 

Pero puede que el origen se encuentre en el avituallamiento que por el siglo XVII se ofrecía a las tropas militares allá donde se detenían a descansar. A este avituallamiento se le denominaba tapa (o etapa, palabra derivada de la originaria en francés, étape).

La última de nuestras teorías favoritas es que el origen de la tapa se halla en la costumbre, muy extendida en las tascas del siglo XIX, de tapar el vaso de vino con una rodaja de chorizo o jamón para que no cayeran insectos en su interior. Esta idea fue evolucionando hasta que se empezó a tapar el vaso con un platito sobre el que el tabernero ofrecía a sus clientes aceitunas, embutidos y otra suerte de aperitivos salados para agasajarles.

En Lola Cazerola creemos que todas las teorías tienen algo de verdad. Por eso te trataremos como a un rey, comerás como un cosaco y, por descontado, nunca caerán moscas en tu copa de vino.

haz clic para copiar mailmail copiado