El origen del rebujito

670 66 56 80
El origen del rebujito

Como dice la conocida canción, "Sevilla tiene un color especial", y no solo colores, tiene aromas y sabores propios que engalanan esta ciudad haciéndola más bella todavía. En cualquier restaurante con mÚsica en vivo en Triana podrás deleitarte con la bebida más reconocible: el rebujito. Hoy queremos compartir contigo un poco de historia sobre la bebida espirituosa por excelencia de Sevilla.

Y es que, para acompañar a unas ricas tapitas en un restaurante con mÚsica en vivo en Triana, nada mejor que disfrutar con esta gloriosa combinación. Aunque se desconoce quién inventó esta bebida, en la que se mezcla manzanilla o fino y una parte de refresco de lima, sabemos que ya en la época victoriana consumían esta especie de cóctel. Por entonces, al rebujito de hoy se le llamaba "Sherry Cobbler", muy popular entre las clases inglesas más aristócratas. Este famoso combinado se tomaba con pajita y contenía agua carbonatada, zumo de limón, vino de Jerez (Sherry, en inglés), azúcar y hielo picado.

Ya conocemos lo que llevaba esta antigua bebida, pero ¿qué debe llevar el rebujito perfecto de hoy? Sobre cantidades exactas no hay nada escrito, pues, como dice el refrán, "para gustos los colores" o, mejor dicho, "para gustos los sabores", en este caso. Ahora bien, las proporciones más idóneas son las siguientes: 1/3 de vino manzanilla por 2/3 de refresco de lima, aunque se pueden cambiar estas cantidades según el paladar de cada uno. Si quieres disfrutar de verdad de este cóctel, échale mucho hielo, ya que fresquito es el acompañante ideal para cualquier tapita por la ciudad. También puedes añadirle unas hojas machacadas de hierbabuena que le darán el toque final.

Solo nos queda invitarte al Lola Cazerola y que te dejes llevar por esta maravillosa ciudad y por su variada gastronomía, que te llegará, desde el paladar, directo al corazón. ¡Te esperamos!

haz clic para copiar mailmail copiado